MOTIVOS

AL GRITO DE SÁLVESE QUIEN PUEDA SE AHOGARON TODOS

Ya está. Los gobiernos por fin han encontrado la perfecta justificación de sus políticas liberalizadoras: la crisis. En su nombre estamos sufriendo la implantación de un modelo político basado en el deterioro de los servicios públicos. En su nombre están justificando unos planes de privatización que comenzaron mucho tiempo antes de la actual coyuntura económica.

En lo que respecta a la educación, en 2003 el porcentaje de centros públicos en la Comunidad de Madrid era del 60%. Ocho años más tarde, por primera vez en una comunidad autónoma el número de centros privados superaba al de los públicos: el 52% de los centros es de titularidad privada, y la mayor parte de ellos están financiados con fondos públicos. Este flagrante abandono de la educación pública se ha producido de forma progresiva durante los últimos años. En agosto de 2010, la consejera de educación explicó en un encuentro del grupo ultra católico “Comunión y Liberación” que tuvo lugar en Rimini que […] hemos elegido mejorar el panorama de la educación en centros de gestión privada con fondos públicos, ampliar la oferta de plazas en las estructuras de este tipo dentro de la Comunidad de Madrid. Estos centros están sostenidos con el dinero público, con fondos de los gobiernos regionales, pero tienen gestión privada y por tanto tienen titularidad privada y son gestionados de modo privado. También el terreno es un problema grave en España. Era un gran problema y nosotros hemos ofrecido estos lugares gratuitamente a organizaciones religiosas, cooperativas y otras estructuras para que crearan centros sostenidos con fondos públicos pero con gestión privada. Esto indica que en los últimos 6 años hemos abierto 79 centros nuevos de este tipo en la Comunidad de Madrid […]

Un año más tarde, la consejería de Educación anunció el incremento en la deducción fiscal hasta los 900 euros por niño matriculado en un colegio privado, y en el curso 2011-2012 se han concedido 900 millones de euros en subvenciones a la educación privada y sólo en Fuenlabrada hay 109 profesores menos que en el curso anterior. 

Paralelamente a esta desviación de recursos en favor de la educación privada, el tratamiento y la importancia que se le otorga a la educación pública no ha cesado de disminuir: comenzó con la creación de las escuelas de infantil de gestión indirecta –eufemismo empleado en lugar de “privatización”-, y que con la normativa implantada en 2008 se materializó en un gravísimo aumento de alumnos por aula y una disminución de espacios y profesionales. En los dos cursos siguientes, nuevas normativas han hecho que el proyecto económico prime sobre el educativo, permitiendo que empresas como Eulen (especializada en Seguridad y Limpieza) o ACS (constructora propiedad de Florentino Pérez) sean las gestoras de las escuelas. En Primaria, la progresiva reducción de recursos humanos está mermando la atención que reciben los alumnos, y el recorte en el presupuesto de los centros lleva a situaciones extremas como la ausencia de calefacción. Y en Secundaria, las instrucciones de inicio de curso que han dejado en la calle a más de 2000 docentes, no han hecho sino continuar con la tendencia del curso anterior, cuando ya había en plantilla unos 1500 profesores menos que en 2009. Para ilustrar esta realidad, basta remitirse a las declaraciones que hace unos meses hizo el Subdirector General de Becas y Ayudas de la Comunidad de Madrid, Javier Restán : Por tanto estamos ante una nueva normativa que ha querido ser claramente simplificadora y claramente a favor de la iniciativa privada en todo lo que se refiere al sistema escolar. ¿Qué medidas se nos ocurren a nosotros o se le ocurren a Acade que nos ha transmitido? […] Medidas de flexibilidad en la ratio máxima autorizada, para la organización de grupos, agrupación de niños de distinta edad…

Con esta sucesión de hechos y la tendencia marcada por las autoridades políticas, ¿hacia dónde nos dirigimos? Si hemos pasado de un 60 a un 48 % de centros públicos en apenas 8 años, ¿cuál será el porcentaje dentro de otros diez años? ¿Qué tipo de educación tendremos? ¿A qué se verán reducidos los centros públicos? Las respuestas son tan evidentes como aterradoras. No podemos permitir que el acceso a una educación de calidad dependa de quien tenga más recursos económicos. No podemos dejar que la propia escuela favorezca una sociedad de clases. No podemos esperar a que pase esta crisis económica, porque para entonces ya será demasiado tarde. Sabemos que intentarán frenarnos. Que emplearán los medios de comunicación para silenciar, calumniar o desinformar. Pero no bajaremos los brazos.
Seguiremos luchando sin descanso por una escuela pública de todos y para todos. 



Enlaces:



  •  Decretos 17/2008 y 18/2008, de 6 de marzo, publicados en el BOCM (nº61).


  •  http://www.acade.es/VideosListado.aspx?item=Noticias&v=98

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada